La aventura ecológica · Casa Grande de Xanceda

La aventura ecológica

Casa Grande Xanceda  

¡Hola!

Somos una granja familiar en Galicia. En ella producimos leche y productos lácteos muuuy ricos y con 0%arghs! Tenemos 200 hectáreas de prados y bosques en los que pasean y pacen nuestras 350 vacas felices. Pero nuestras vacas no son vacas cualquiera porque... ¡¡son vacas ecológicas!!


Antes de explicarte lo que es la agricultura ecológica, déjanos que te contemos cómo hemos llegado a embarcanos en esta aventura ecológica.

¡Comienza la aventura!
En los años 60 Felipe y Victoria Fdez-Armesto, grandes amantes de las vacas felices, le dieron vida a Casa Grande de Xanceda. Trajeron desde Canadá a 30 vacas frisonas para dedicarse a su gran pasión.

Aunque en esa época no existía la agricultura ecológica certificada oficialmente, desde el principio evitaron el uso de pesticidas, herbicidas y otros productos químicos por convencimiento de que había una forma más responsable y respetuosa de producir lácteos ¡y que razón tenían!

Con esta visión y este convencimiento la granja fue creciendo y con el cambio generacional en 2002, la granja ya había alcanzado su tamaño actual.

El nombre de la granja se debe a una casona del siglo XVIII situada en los terrenos de nuestra granja y en la que actualmente tenemos nuestras oficinas y nuestra Eco Cocina, donde nos juntamos todo el equipo a tomar café con leche (¡ecológica, por supuesto!)

¡La aventura ecológica!
En 2002 decidimos certificar oficialmente como ecológica nuestra ganadería. Fuimos una de las primeras ganaderías lácteas en convertirse en ecológica y en la actualidad somos los segundos mayores productores ecológicos de España.

1. Las vacas no deben comer ningún tipo de alimento que haya sido tratado con herbicidas o pesticidas, ni con ningún tipo de aditivo. Por tanto en nuestros prados, para el pastoreo de las vacas o aquellos en los se cosecha la alimentación de las vacas, todos estos productos químicos están prohibidos.

2. Los abonos químicos también están prohibidos. Nosotros usamos sólo el compostaje generado por las propias vacas para fertilizar los prados.

3. Las vacas deben vivir al aire libre y deben alimentarse sobre todo con el pastoreo.

4. Por cada dos vacas es necesario tener un mínimo de una hectárea de prado.

5. No forzamos la producción de las vacas artificialmente, ni con hormonas ni con potenciadores de comida artificiales. Además el tratamiento con antibióticos de las vacas está prohibido.

Si no te quieres perder nada de nuestras aventuras ¡síguenos en Facebook o Instagram!

-- La aventura ecológica en fotos --